Jesús Moreno-Granados desarrolló una inquietud por la escucha y el sonido desde temprana edad, gracias al contacto con herramientas y materiales de grabación y reproducción sonora heredados de su padre, Félix Moreno; quien en vida fue radioaficionado, melómano, analista de sistemas, y contador.

Esta primera aproximación a las audio-tecnologías se vinculó a los experimentos musicales que realizó en su temprana juventud luego de formar parte de bandas de rock, pop, punk-rock, y art-rock de la escena local caraqueña como Cassete, Aparato; Cóctel y Novolhiar; experiencias que le llevaron  al trabajo en solitario con música informática y al trabajo con plataformas DAW, instrumentos de electrónica analógica y a la investigación de las metodologías y estéticas del sonido.

En 2001 estos acercamientos no académicos a las músicas experimentales y al campo artístico del sonido consiguen lugar en el desarrollo de su trabajo escultórico gracias a  la experimentación en los talleres de escultura del instituto “Armando Reverón” en Caracas, Venezuela.

Allí -aún en ciernes, e intuitivamente- comenzó a elaborar un cuerpo de trabajo en el campo de las artes sonoras que en su momento se interrogaba sobre las relaciones del sonido con el objeto, la imagen y el espacio, y a partir del cual comienza a concretar unas interrogantes más claras en torno a la materialidad y espacialidad del sonido. Mientras cursaba estudios de licenciatura en bellas artes en Caracas, asistió al seminario de radio arte impartido por el radioasta, productor, docente e investigador Jorge Gómez; con lo cual quedó afirmada la relación de Moreno-Granados con el campo de las artes sonoras.

Dicha relación se evidencia en su trabajo especial de grado “Compendium”, cuya investigación y desarrollo aproximó a Moreno-Granados a los trabajos de Marcel Duchamp, Helio Oiticica, Cristian Marclay, Benoit Maubrey y otros exploradores sonoros.

Dentro de este tránsito, el desarrollo de propuestas experimentales como “Noisebookx”, “Re-plugged” y “La caja Canción” dieron pie a la profundización experimental de Moreno-Granados con lo sonoro, desde la cual comenzó a construir su propia comprensión de las relaciones del sonido con disciplinas propias de las artes plásticas como  la escultura, la pintura, las artes gráficas y la cerámica; para encontrarse en esa investigación exploratoria con un campo específico cuyas posibilidades (al requerir de una metodología propia y de unos conocimientos teóricos concretos) le llevaron a cursar estudios en arte sonoro en la Universidad de Barcelona con artistas-docentes como Joseph Cerdá, Manuel Berenguer y Carmen Pardo.

El inicio del mencionado cuerpo de trabajo en arte sonoro puede situarse en el proyecto “Dressed in sound” (2008), cuyo eje central es un vestido confeccionado con cinta de sonido tejida a mano. Al ahondar en dichas exploraciones, la dimensión creativa y metodológica de su trabajo sonoro comienza a expandirse hacia la instalación sonora, la electrónica analógica y a la reflexión teórica sobre los conceptos fundamentales del arte sonoro y su desarrollo histórico.

Al utilizar el sonido como material escultórico sus propuestas comienzan a mostrar una comprensión de la escucha entendida como dimensión meditativa, relacional y vinculante. Abordada desde las artes plásticas mediante diversos ejercicios, experimentos y aproximaciones dicha cuestión adquiere un peso específico dentro  de la producción creativa y el pensamiento de Moreno-Granados, para consolidarse como un trabajo de investigación específico en el Máster en educación artística de la Universidad Nacional de Colombia, donde construye los elementos del trabajo de investigación titulado “La expansión de la escucha hacia una pedagogía de la plástica sonora”, en el cual sitúa sus argumentos sobre pedagogía e investigación en artes desde la perspectiva de los estudios sonoros.


Sound is most etheral matter wich i work with. I work mainly with text & sound compositions, sound installations and experimental music.