Declaración

Yo trabajo con resinas poliméricas, madera y plásticos termo formados, con sonido y papel; con litografía y dibujo. Utilizo los materiales y las técnicas en función de lo más apropiado para cada propuesta, porque los entiendo y los abordo desde la lógica intrínseca que estos tienen, considerando que en sí mismos cada material y cada técnica funcionan como una red de pensamiento asimilada desde la práctica y el oficio que les corresponde. Por ello, la habilidad y la experticia son redes de construcción de pensamiento.
Hago ensamblajes porque trabajo haciendo conexiones desde la comprensión de que el espacio es un flujo continuo que se manifiesta en diversas manifestaciones de la materia. Mi vehículo expresivo es la materia porque ella se contrapone a la experiencia insustancial, de asombro arrobador que es para mí el arte. Soy escultor porque me gusta tocar y lucho con mi sordera porque el ruido me abrió la condición de la escucha.
Hoy por hoy encuentro el arte como una experiencia inenarrable y subjetiva dada por las configuraciones construidas para ello desde la práctica, la educación y la experimentación porque el arte ha formado y modelado mí vida. Trabajo a mano porque entiendo que es ésta la que ha dado forma a las herramientas, oficios y disciplinas que soportan el hacer de los antiguos artesanos y alquimistas que han configurado en sus talleres las artesanías que conforman el mundo en que vivimos. Es la mano y su hacer lo que ha conducido la imaginación y el pensamiento de la especie.